Nacional Política Portada Principal

A 50 años del 68, los jóvenes continúan siendo víctimas de “crímenes abominables”: Graue Wiechers

El rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Enrique Graue Wiechers, afirmó que a 50 años del movimiento estudiantil de 1968, los jóvenes continúan siendo víctimas de “crímenes abominables” y señaló que requieren seguridad, esperanza y ser escuchados.

“A 50 años de aquel entonces aún no estamos exentos de crímenes abominables que no han tenido una explicación satisfactoria, y sabemos que vivimos inmersos en una mayor violencia e inseguridad”, indicó durante la Sesión Solemne por el 50 aniversario del Movimiento estudiantil de 1968.

Desde tribuna, sostuvo que las recientes manifestaciones de los universitarios (por la agresión de presuntos porros a estudiantes del CCH Azcapotzalco, en la explanada de rectoría de la UNAM) tienen implícita las demandas de cambio, de democracia, de justicia y de libertad que tenía el Movimiento estudiantil del 68 y es prioritario escucharlos.

“Las recientes manifestaciones de los universitarios tienen también esa esencia: la juventud quiere seguridad y esperanza; requiere expresarse y ser escuchada”, externó.

Graue Wiechers apuntó que el Movimiento del 68 “fue un grito de rebeldía contra el autoritarismo y la represión de un Estado insensible a los vientos de cambio que repercutió también en las elecciones del 1 de julio pasado, cuando la ciudadanía decidió buscar nuevo rumbo y dejar atrás viejas y decrépitas prácticas y aspirar a un mejor y más justo futuro”.

“El Movimiento del 68 ha sido determinante en la transformación de los procesos políticos y sociales del país. Si bien no fue el inicio del México contemporáneo, sí fue el gran punto de inflexión que dio lugar a una serie de movilizaciones ciudadanas cuyo aporte democrático nos lleva al México actual, con más libertad y mayor conciencia social”, enfatizó.

El rector de la UNAM recordó que hace 50 años, en la Plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco, “sucedió una masacre cruel e inexplicable, de la que nunca se sabrá con certeza las razones ni el número de muertos, pero lo que sí se supo es que a partir de ese 2 de octubre, México se había roto y esta matanza no debería jamás volver a ocurrir”.

Graue Wiechers celebró la decisión de inscribir con letras de oro, en el muro de honor de la Cámara de Diputados la frase “Al Movimiento estudiantil de 1968”, porque, dijo, a 50 años de este movimiento, genuino, espontaneo y legítimo, se afirma que nunca se habrá de olvidar.

“Ese México que levantó su voz, esos jóvenes golpeados y perseguidos, esa sangre derramada, esos presos a los que injustamente se les acortó su vida en libertad; todas esas muertes atroces, y todas esas luchas ciudadanas posteriores, se los agradecen y reconocen”, subrayó.

Leave a Comment

You may also like