Arranca la campaña “Por una Cultura de Paz”

Ciudad de México a 29 de septiembre ( CÍRCULO DIGITAL).-El Centro de Estudios para el Adelanto de las Mujeres y la Equidad de Género (CEAMEG), de la Cámara de Diputados, y la Comisión Nacional de la Cultura de Paz (COMNAPAZ), pusieron en marcha la campaña “Por una cultura de Paz”, con el fin de promover principios, valores actitudes, tradiciones, comportamientos y estilos de vida que forjen un México de tranquilidad.

La diputada Fabiola Guerrero Aguilar (PRI), secretaria del CEAMEG, consideró relevante que todos hagamos el propósito de ser embajadores de la paz. “Es cierto que se han hecho estrategias para disminuir la violencia, pero definitivamente el factor de cambio está en cada uno de nosotros”, expresó.

Dijo que se necesita de la participación de todos para tener una nueva relación entre sociedad, gobierno y representaciones civiles, para que “todos construyamos acciones afirmativas, como esta campaña, que ayuden a tener un México en calma”.

“Celebro que todos los que estemos aquí reunidos, del CEAMEG y COMNAPAZ, nos vayamos con una misión y con el propósito de ser cada uno embajadores de la paz”, agregó.

La directora de Estudios Sociales de la Posición y Condición de las Mujeres y la Equidad de Género del CEAMEG, Blanca Judith Díaz Delgado, estimó importante convenir que todos nacemos con derechos humanos y trabajar en las desigualdades, no sólo reconocerlas, sino buscar que México sea cada vez más equitativo y democrático, y a partir de esto fomentar la cultura de la paz.

Al dar arranque a la campaña, Díaz Delgado puntualizó que la cultura de la paz es preventiva, y el país en este momento necesita que se eviten los conflictos y no sólo resolverlos cuando ya se tienen enfrente.

En este proceso de construir un México mejor, la música tiene un papel relevante, ya que es el arte de sensibilizar a la gente y calma las emociones; por ello, agregó, es una parte de la cultura de paz y de la educación preventiva.

“Los mexicanos hoy necesitamos prevenir, concientizar, y en la tarea de la prevención, sin duda, fomentar la cultura de la paz es indispensable. Hoy como CEAMEG asumimos un compromiso de trabajo, de la mano con instituciones como COMNAPAZ, de la cual somos aliados, para trabajar juntos en la construcción de un México en donde impere la paz”, agregó.

La directora general del CEAMEG, Adriana Gabriela Ceballos Hernández, consideró que es necesario y urgente que la sociedad participe en la transición de una cultura de violencia hacia una de paz.

Lamentó que hoy en día la televisión, los juegos y el tráfico de drogas promuevan la cultura de la violencia. “Es triste que a través de la música, los juguetes, las series de televisión que los papás ven sin la precaución necesaria, pero también de la permisibilidad social, estamos facilitando el reclutamiento de los niños que se dedican al narcotráfico”.

Para combatir la cultura de la violencia y del narcotráfico, continuó, es urgente regular muchos temas que vulneran a la sociedad y hacer que la justicia se aplique como debe ser, es decir, pronta y expedita.

Se debe forjar el camino de educar para la paz, a fin de erradicar la violencia y la discriminación. “Debemos saber dialogar, competir entre nosotros y tendernos la mano, enseñando a niñas, niños y jóvenes, a respetarnos entre todas y todos, y que nuestras diferencias no sean un factor de discriminación”.

Precisó que para cambiar el paradigma de la cultura y de la violencia por uno de paz, es urgente llamar a la no violencia; además, construir en todos los niveles educativos, en las familias y en los trabajos, principios básicos del diálogo como la tolerancia, solución de conflictos, solidaridad y acciones de generosidad, compasión, gratitud y perdón.

“Hoy la Cámara de Diputados se suma a este movimiento social para promover valores y sembrar la semilla de la cultura de paz para vivir en armonía”, indicó.

El director de Estudios Jurídicos de los Derechos Humanos de las Mujeres y la Equidad de Género del CEAMEG, Justino Eugenio Arriaga Rojas, estimó imprescindible cambiar la forma de pensar, actuar y vivir, con el fin de lograr una verdadera cultura de paz.

Consideró que la dignidad es un valor inherente a la persona que se manifiesta a través de la autodeterminación consciente y responsable de su vida y exige el respeto de los demás. “Los derechos humanos representan la expresión jurídica de la dignidad humana; nacen de la necesidad de acotar los excesos de las relaciones de poder, que dan lugar a actos arbitrarios”.

La cultura de la paz, continuó, supone ante todo un esfuerzo generalizado para modificar mentalidades y actitudes con ánimo de promover la armonía. “Este movimiento subyace en el ideal de hacer que las personas, sin importar su edad, sexo, religión e ideología, comprendan y respeten la libertad, justicia, democracia, derechos humanos, tolerancia, igualdad y solidaridad, rechazando la violencia.

“Para ello, su estrategia pone como punto central la educación, a través de programas especiales de enseñanza en donde se promueve la tolerancia y no violencia, así como la interculturalidad, como medios emancipadores”.

Puntualizó que conocimiento, imaginación, compasión, solidaridad, integración y participación son elementos que ayudan a combatir la cultura de la violencia. “En este sentido, la educación es un medio transformador contra la ignorancia, intolerancia y discriminación, y se convierte en una apertura de sentido que nos enriquece y abre a ventanas de percepción, apreciación y comprensión”.

Mencionó que la Cámara de Diputados y el CEAMEG unen esfuerzos para lograr un país con mayor armonía, paz social y mejor desarrollo para todos. “Hoy, la sociedad debe adoptar conductas y actitudes en donde se practiquen valores de respeto, humildad y justicia, pero sobre todo apueste por un ambiente seguro y una cultura de paz”.

En su oportunidad, el presidente y fundador de COMNAPAZ México A.C., Hiram Valdez Chávez, destacó la importancia de contar con un proyecto a futuro en la cultura de la paz. “Como sociedad civil pedimos al gobierno que no cambie los programas de prevención de la violencia, que no se modifique el primer eje de gobierno, que es un México con cultura de paz”.

“Proponemos políticas públicas de paz, para que sea más fácil el camino de las organizaciones civiles que trabajan día a día sin presupuesto a favor de la paz”, añadió.

Indicó que hoy en día la violencia no sólo es contra la mujer, sino que está en las escuelas y en las calles; además, los niños son presa fácil de las garras de la delincuencia, por lo que la cultura de la paz debe ser el eje transversal para que la sociedad se transforme, ya que “nos sirve para sensibilizarnos, para hacernos más comprensivos e incluyentes”.

Asistieron también los embajadores de la paz, Jorge Armando Chávez Enrique, coordinador general de Justicia municipal de Tlalnepantla de Baz; Laura Hernández Chávez, presidenta de la Asociación de Oficiales, Mediadores y Facilitadores municipales certificados por el centro estatal; Anayeli Álvarez Rodríguez, directora general del Centro Multidisciplinario para la Educación y el Desarrollo Psicológico; José Ulises Treviño García, director de la asociación Milagros Inesperados y Armando Hernández Cruz, magistrado presidente del Tribunal Electoral de la Ciudad de México.