Legislativas Principal

Congreso CDMX celebra sesión solemne para recordar el 68

El Congreso de la Ciudad de México realizó una sesión solemne a 50 años de los hechos violentos del 2 de octubre de 1968 en Tlatelolco, donde las diferentes bancadas se pronunciaron porque nunca más se repita una acción de represión similar.

En el recinto de Donceles y Allende, ante integrantes del Movimiento Estudiantil del 68 y presidente de la Mesa Directiva, José de Jesús Martín del Campo, afirmó que en la memoria colectiva está grabada la gesta heroica de ese estudiantado y que el 2 de octubre no se olvida.

“Hace 50 años en la Plaza de las Tres Culturas se cometió un crimen de Estado; hace 50 años se comenzó a escribir el epitafio del viejo régimen autoritario y criminal; hace 50 la juventud estudiantil a contracorriente de la adversidad represiva inició la construcción de la modernidad democrática y libertaria en México”, aseveró.

El diputado del Partido del Trabajo (PT) recordó su vivencia como estudiante de preparatoria en el mitin del fatídico 2 de octubre en la Plaza de las Tres Culturas y después como preso político, así como el asesinato de su hermano durante el inicio de la llamada “guerra sucia”.

“El 2 de octubre en Tlatelolco nuestro movimiento sí, fue aplastado, descabezado, nuestro sueño de cambio fue interrumpido, pero la victoria moral fue y es nuestra, y estamos vivos y estamos luchando, participando siempre por la transformación de México”, expuso.

Indicó que si bien se quiso que el olvido lo borrará todo, la verdad se ocultará y la justicia nunca llegará, el esfuerzo de toda una generación de luchadores por la democracia ha mantenido viva la memoria de 1968 y 1971 hasta este 50 aniversario.

“Esa memoria es ya parte de la consciencia crítica y democrática de la sociedad contemporánea. Las voces y los ecos de nuestra generación han reaparecido en muchos movimientos de años recientes, como el Yo soy 132, el de los normalistas rurales y las protestas de los universitarios contra el porrismo en las escuelas”, expuso.

A su vez, el diputado Alejandro Encinas aseguró que pese a los cambios logrados en el país, el pliego petitorio de los estudiantes del 68 tiene una gran vigencia por las demandas de diálogo público, libertad de presos políticos y los derechos humanos en cárceles, entre otros.

“El respeto a derechos y libertades, la petición de indemnización a los afectados del 68 se extiende a decenas de miles de víctimas de la violencia como resultado de la mal llamada guerra contra la delincuencia organizada”, refirió.

El expresidente de la Asamblea Constituyente afirmó que este pliego petitorio y las demandas se han traducido en una oportunidad de cambio, “que trasciende la alternancia política y que demanda la edificación de un nuevo régimen político que permita rescatar un país para todos”.

En entrevista al termino de la sesión afirmó que es un acto de justicia conocer la verdad, pues se debe “reivindicar el derecho a la memoria, verdad y justicia como temas fundamentales para la pacificación y reconiciliación nacional, lo cual no tiene fecha de retroactividad.

El próximo subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación dijo que seguramente el próximo gobierno que encabezará Andres Manuel López Obrador “buscará la justicia” para las víctimas de 1968.

En su oportunidad, al fijar el posicionamiento del Partido Acción Nacional (PAN), el diputado Pablo Montes de Oca advirtió que “no queremos un nuevo 2 de octubre en México, por lo que debemos erradicar del poder toda expresión de autoritarismo y represión”.

Pidió que no se confundan quienes están acostumbrados a usar el tolete policiaco antes que la razón, por lo que propuso a los integrantes de esa Primera Legislatura, establecer compromisos que beneficien a los representados.

“Es una obligación moral recordar los hechos que provocaron la muerte de jóvenes como víctimas de la intolerancia, lo cual dejó una marca en la historia y sin duda quedará en la mente de los mexicanos”, dijo.

Desde la tribuna, la integrante del Movimiento Estudiantil de Huelga, Marcia Gutiérrez, consideró que si bien a 50 años del 68 se ha logrado avanzar en el reconocimiento de la verdad histórica de esos hechos, se ha generado una nueva agenda para los jóvenes y mujeres.

Ahora, apuntó, los jóvenes han salido a las calles a protestar por los porros, la inseguridad, violencia en sus escuelas, calles y transporte público, mientras que las mujeres protestan contra los feminicidios, la violencia machista, violaciones.

Dijo que la tarea de los legisladores del primer Congreso local es dar solución de fondo a la problemática de la ciudad y escuchar al pueblo. “recoger sus demandas y luchas”, evitar el clientelismo, así como entender que la participación ciudadana fortalece a la nación y es el gran actor para transformar al país.

You may also like