Deportes Principal

El fin de las rotaciones en el Tri

El primer rasgo de diferencia que marca a la Selección Mexicana con Gerardo Martino es el orden de las ideas: la posibilidad de que la mayor parte de sus jugadores ocupen posiciones naturales, como hacen en sus clubes, y no modifiquen tareas como en el proceso pasado.

El viejo sistema de rotaciones de Juan Carlos Osorio, en el que los perfiles cambiaban, según las características del rival, quedó guardado en la misma caja que el Mundial de Rusia 2018. Así lo dispuso El Tata en su presentación con el Tri, el pasado viernes.

Para ganarle a Chile, en San Diego, el argentino movió de golpe las fichas en el tablero. Devolvió a cada uno de sus jugadores a los puestos de siempre, sin experimentos ni planes extraños, aun tratándose un encuentro de preparación. “La rotación es un principio de vida”, defendía Osorio, sobre su filosofía.

“Un sinónimo de oportunidad, renovación y de sana competencia”. La respuesta de Martino, sin embargo, llegó en la cancha.

Porque tan pronto contó con sus mejores elementos, el rosarino fundó la base de lo que será su proyecto: un camino que lleva a Qatar 2022, y que empezó con el triunfo ante la Roja, en el partido de su presentación.

“Hay que poner el resultado en el lugar que corresponde. Nos enfrentamos a un equipo de primer nivel, bicampeón de América. Lo más valioso del equipo fue la intención de jugar bien”, sostuvo El Tata, después del 3-1.

En su primer once titular, jugadores como Carlos Salcedo (defensa central), Miguel Layún (lateral) y Carlos Rodríguez (volante) desempeñaron las mismas tareas que tienen en sus clubes. Cada uno desde su zona en el campo. Alguna vez, en cambio, Juan Carlos Osorio llegó a ocupar a Salcedo como lateral, a Layún como volante y dejó fuera de sus convocatorias a hombres como Diego Lainez, José Juan Vázquez, Alexis Vega y Luis Montes, hoy soldados de Martino.

A pocas horas de enfrentar a Paraguay, ahora en Santa Clara, California, el estratega nacional avisó futuros cambios desde el inicio. Variarán los nombres, pero no los puestos. Porque en cada uno habrá un especialista de lo que busca. De un sistema de rotaciones que abrió grietas al exterior, el nuevo ciclo del Tri empieza desde el orden. Una condición que llevó a El Tata a convertirse en un técnico de élite.

You may also like