Opinión Política Principal

La Guardia Nacional, grupo de élite o con funciones de resguardar seguridad pública

La Cámara de Diputados aprobó, en poco más de nueve horas, la creación de la Guardia Nacional, tema que durante muchos años fue discutido y jamás aprobado, lo que demuestra una vez más que nuestro Congreso se maneja bajo la dirección y el interés de los partidos políticos y no de los de la Nación.

Es cierto que a nuestro país le urge desacelerar y en el corto plazo eliminar los niveles altos de inseguridad que se vive, lo que ha provocado que los diferentes grupos del crimen se organicen para, sobre la ley, extorsionar, robar, traficar sin que se le haga frente, ahora que se ha avalado la creación de la Guardia Nacional, falta establecer la norma en la cual estará regida esta Guardia, es decir las leyes secundarias, que establezca los límites que tendrán los integrantes de esta Guardia para evitar se violenten los Derechos Humanos, legales  y civiles de la población.

Lo importante es conocer cómo la Guardia se manejará en el ámbito de la seguridad interior, para evitar que sus elementos con la excusa de combatir al crimen traspasen sus facultades y violenten los Derechos Humanos, civiles y legales de la gente.

Los mexicanos no queremos seguir siendo rehenes del crimen y mucho menos víctimas de una policía o Guardia Nacional que se aproveche de sus facultades en prejuicio de la gente.

Es entonces importante establecer las obligaciones y sanciones que que los elementos y mandos de esta Guardia Nacional tendrán que asumir.

También se tendrá que especificar, si un elemento de la Guardia Nacional comete algún delito será castigado bajo las leyes civiles o del ejército, Si esa Guardia Nacional tendrá una participación permanente, es decir será quien vigile a las calles de todo México o será un grupo de elite que solo participara en circunstancias que lo ameriten.

Pero lo más importante, que esta guardia Nacional, no sea utilizada como un grupo para amedrentar a la población y que solo este supeditado a las órdenes de una persona que con el hambre de poder los utilice para alcanzarlo.

Área ardua para nuestros legisladores, sobre todo para aquellos que levantaron la mano para aprobar esta guardia Nacional.

Por cierto, la cuarta transformación sigue su rumbo y así se demostró en la cámara de diputados, donde muchos de los legisladores que durante años pelearon por evitar que el ejército fuera utilizado para realizar trabajos de seguridad pública, y por ende aprovechaban su fuero castrense para hacer desmanes, como la desaparición de gente, violación a mujeres y otros tantos delitos que   jamás han sido juzgados por la ley, levantaron la mano para apoyar la creación de la Guardia Nacional.

You may also like