Economía Portada Principal

La nueva reforma laboral supone un cambio de paradigma en México

Esta nueva reforma laboral, que entró en vigor el pasado 2 de mayo, abarca todo un cambio de paradigma en México, señaló César Maillard Canudas, Socio de Maillard Abogados Laborales. “Implica la desaparición de las juntas de conciliación y arbitraje y la creación de tribunales laborales, que serán parte del poder judicial y no del poder ejecutivo”, explicó Maillard.

“Se crea un centro de conciliación y registros sindicales, en el que tanto los sindicatos locales a nivel nacional, como los sindicatos federales o nacionales tendrán que registrarte ante este organismo. Por lo que ya no tendrán que pasar por el poder ejecutivo, sino que tendrán que registrarse ante el registro federal de sindicatos”, añadió frente a los asistentes a la mesa redonda “Analizando la Reforma Laboral” realizada el pasado 5 de junio por Oxford Business Group (OBG), firma internacional de investigación de mercados y consultoría, junto con Maillard Abogados Laborales.

Evento además contó con la participación de ponentes especializados en el tema como Esteban Martínez Mejía, de la Unidad de Asuntos Internacionales de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social del Gobierno Federal, Martha Hilda González Calderón, Secretaria de Trabajo del Gobierno del Estado de México, Sara Elvira Morgan Hermida, Procuradora de la Defensa del Trabajo del Gobierno de la Ciudad de México y Salim Kalkach Navarro, Secretario General de Vanguardia Obrera, quienes dieron su visión de esta nueva reforma.

Esteban Martínez Mejía, de la Unidad de Asuntos Internacionales de la Secretaria de Trabajo y Previsión Social del Gobierno Federal señaló que la reforma laboral fomentará la generación de empleo y dará certeza jurídica al inversionista nacional y extranjero, “es una de las reformas más transcendentales en mucho tiempo. El esquema del organismo que se encargará del registro de los sindicatos y que llevará la conciliación, y los procedimientos de consulta a los trabajadores, es el paso hacia la democracia sindical”.

Y respecto a las inquietudes que han surgido sobre la multiplicidad de sindicatos y que ésta reforma pudiese desalentar o complicar los esquemas actuales de negociación colectiva, mencionó que la reforma establece un procedimiento basado en el principio de representatividad y democracia por el cual un sindicato que quiera tener un contrato colectivo de trabajo tendrá primero que demostrar que tiene la representatividad de al menos el 30% de los trabajadores. Una vez que esté negociado este contrato, la reforma laboral establece un procedimiento de ratificación de los acuerdos; esto significa que los trabajadores de la empresa tendrán que ratificar lo que se negoció.

Por su parte Martha Hilda González Calderón, Secretaria de Trabajo del Gobierno del Estado de México, expuso cómo piensa que va a operar el centro de conciliación y registro sindical: “Es un parte aguas en el derecho laboral, tendremos principalmente una situación pre-judicial que se debe de agotar antes de acudir a los tribunales. Que la alternativa de conciliación, no solo sea una alternativa previa a los tribunales laborales, sino que estas herramientas puedan estar permeando en los sindicatos y las empresas y que haya centros de mediación y conciliación en donde se puedan estar dando conciliaciones previas a las del centro”.

Sobre cómo se va a disminuir la carga a través de la conciliación y evitar que los juicios lleguen a los futuros tribunales de trabajo, Sara Elvira Morgan Hermida, Procuradora de la Defensa del Trabajo del Gobierno de la Ciudad de México, opinó que “lo que nosotros requerimos es la inmediatez, nuevas formas de resolver los conflictos que ya no pueden esperar 5 o 10 años ante la saturación de los tribunales de trabajo. La gente no tiene la expectativa de esperar de un juicio que dura años y cobrar una mínima parte de lo que se iba a llevar. México se tiene que incorporar a los nuevos sistemas de justicia de todo el mundo, necesita ser rápido, y la rapidez tiene que ver con sistemas de conciliación rápidos y paralelos”.

Por último, para Salim Kalkach Navarro, Secretario General de Vanguardia Obrera, con un 70% de la población viviendo en la informalidad, esta reforma solo vino para el 30% que paga impuestos. “La reforma debe de pensar en una estrategia de desarrollo sostenible y en la creación de empleos. Tenemos que pensar más a fondo, una reforma que no pase por un marco legislativo-normativo, que no fomente el entorno empresarial para la inversión, que no acabe con la informalidad, no es una reforma laboral completa”, comentó.

La nueva reforma laboral es un paso importante para mejorar las condiciones de los trabajadores mexicanos e importantes también para agilizar procesos y mejorar la comunicación entre empresas, sindicatos y empleados. Pero a su vez, la reforma se queda insuficiente ante las muchas problemáticas que acontecen en el país, concluyeron los panelistas.

Leave a Comment

You may also like