Sismos podrían damnificar a la senadora Gabriela Cuevas como viajera frecuente

Percepción política

Juan Manuel Magaña

El pasado 5 de octubre, dobletinta publicó una nota firmada por el reportero Francisco Montaño, dentro de la cobertura informativa de CÍRCULO DIGITAL, titulada “Van senadores de paseo a Rusia en plena crisis por sismos”.

Pues resulta que la información o los sismos, vaya usted a saber, están surtiendo sus efectos porque hay noticias de que en el Senado quedó en suspenso el viaje de siete senadores a la 137 Asamblea de la Unión Interparlamentaria (UIP), que se realizará 14 al 18 de octubre en la Ciudad de San Petersburgo, Rusia.

La nota del reportero Montaño advertía que “En medio de la crisis por los sismos del 7 y 19 de septiembre y la reconstrucción, una delegación de senadores de la República acudirá a la 137 sesión de la Asamblea de la Unión Interparlamentaria en la ciudad de San Petersburgo, Rusia.

“La sesión de la Unión Interparlamentaria se realizará del 14 al 18 de octubre que reúne a parlamentarios de todo el mundo y tiene la finalidad de coordinar la actividad de las asambleas legislativas.

“Como parte de la delegación de 7 congresistas mexicanos está confirmado el viaje de la presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores, Gabriela Cuevas (PAN), de los senadores Laura Rojas (PAN),Raúl Pozoz Lanz (PRI), Marcela Guerra (PRI), Graciela Ortiz (PRI), Angélica de la Peña (PRD) y David Monreal (PT-Morena), y está por confirmarse la asistencia del presidente del Senado, Ernesto Cordero (PAN), Héctor Flores (PAN) y Roberto Gil Zuarth (PAN).

“Otra razón que impulsa el viaje de los legisladores mexicanos es la elección de la presidencia de la Unión Interparlamentaria, donde una senadora fue postulada.

“El Senado de la República, a través de un oficio remitido el 22 de mayo de 2017 al secretario General de la Asamblea de la Unión Interparlamentaria, Martin Chungong, respaldó la elección de la senadora Gabriela Cuevas como presidenta de la Unión Interparlamentaria. Cuevas Barrón competirá con la senadora uruguaya Ivonne Pasada por esta posición”.

La mera ambición de un cargo internacional de la legisladora calderonista estaba por arrastrar a 7 legisladores que, cómo se dice en política, le acuerparían. Pero se ha reflexionado que en tiempos de austeridad y emergencia nacional no se vería bien que una delegación senatorial siga en el hoby sexenal del turismo legislativo.

Y es que el desastre en el país hace que los tiempo cambien. La senadora Cuevas debe entender que las cosas ya nos como antes. En agosto de 2014 publicamos una columna bajo el título “Qué kilometraje”, en la que afirmamos:

“Es senadora por el DF y es la que acumula más kilómetros de viajes por todo el mundo con cargo, obviamente, al erario.

La panista Gabriela Cuevas, presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores, ha ido a Washington DC, Nueva York, Quebec, La Habana, Santiago de Chile, Manila, Quito, Estrasburgo, Lima, Madrid, Amman, Vilna, Luxemburgo, Ginebra, París, Bakú, Isfahán, Teherán, Mumbai, Nueva Delhi, Atenas y, ¡uuuf!, Seúl.

Todo, siempre en vuelos de primera clase que le han costado al país un millón 530 mil pesos y 837 mil pesos en viáticos. ¿Usted conoce un resultado, uno solo, que la legisladora le haya dado a ciudadano alguno con todos esos paseos?

Pero ella justifica esos viajes, como consigna el diario Reforma (que se la reporteó muy bien), con puras idioteces: en los informes de sus viajes señalan como objetivo “estrechar lazos de amistad”, “promover el diálogo y la concertación política” y “explorar áreas de oportunidad en las agendas bilaterales”.

Es más, ella ha contestado a las evidencias y las críticas con un boletín que espero que a usted le diga algo porque a mí no..

Dice el texto que en esos viajes “ha acordado con otros parlamentos el inicio de intercambios buscando mejores prácticas legislativas y lograr acuerdos bilaterales. De igual manera, y para enriquecer el trabajo de la Comisión, me he reunido con representantes de agencias y organismos internacionales, académicos y empresarios a fin de impulsar la agenda de México en el exterior… mediante la firma de dichos memorandums (sic) y el impulso de mayores acercamientos bilaterales, hemos impulsado acuerdos que se traducirán en un mayor intercambio cultural, educativo, comercial y político entre México y otras naciones..”

¿Comprendió usted? Puro rollo.

Claro que la senadora Cuevas no va nunca a reconocer que detras de todos esos viajes hay una mentalidad del abuso. Hay una avidez extrema y una compulsión de servirse de su posición lo más que se pueda en su propio y exclusivo beneficio. Sírvete todo lo que puedas porque es ahora o nunca. Y esa es una mentalidad muy típica de quienes fueron sus jefes, Fox y Calderón, y los séquitos de panistas que quisieron gobernar este país para solo atracarlo.

Para eso quisieron y quieren aun más poder. Y actúan además bajo las sombras. Dice el diario que las comisiones legislativas deben entregar a la mesa directiva un informe con los propósitos de viaje, asistentes, itinerario, agendas y resultado de los diálogos con parlamentarios, autoridades, empresarios, y sectores sociales de los países visitados.

Pero cuando se consulta la página del Senado, la gente se topa con que estos reportes no se difunden. Además no se puede acceder al reporte detallado de gastos para consultar, por ejemplo, en qué líneas aéreas vuelan los senadores, en qué hoteles se hospedan o en que restaurantes gastan sus viáticos.

Ahora que para ser justos hay que decir que a la Cuevas le compiten en millas acumuladas la legisladora priista, Marcela Guerra, con 18 viajes y un gasto de un millón 373 mil pesos y casi 700 mil pesos de viáticos, así como Laura Rojas, Blanca Alcalá y Rabindranath Salazar Solorio, senador del PRD. Las críticas les hacen los mandados porque, total, ya lo bailado quién se los quita.

Entre septiembre de 2012 y mayo de 2014, los senadores han hecho 434 viajes al extranjero con un gasto sólo en transportación de 32 millones de pesos. De los priistas no me extraña, aunque lo que sorprende es que todavía sean capaces de confundir a tantos. De los panistas hay que subrayar su actitud santurrona, sus golpes de pecho, y su furor para pecar. Y de los perredistas qué decir, bueno, muchos de ellos han sabido este sexenio lo que es que la Revolución les haga justicia”.

Como puede verse, el patrón abusivo sigue ahí, agazapado, dispuesto a actuar. Veremos si los sismos tuvieron tanto poder como para damnificar en su compulsión viajera a la senadora Cuevas.