Trabaja Asamblea Constituyente contrarreloj

  • Morena es el partido que más reservas ha presentado
  • “Tenemos un problema de Incontinencia Parlamentaria y debemos trabajar con seriedad”: Encinas.
  • Exigen basureros no privatizar servicio de limpia

Por Juan R. Hernández

A 18 días de cumplirse el plazo para entregar el texto de lo que será la Primera Constitución de la Ciudad de México, los diputados constituyentes comienzan a trabajar a contrarreloj en medio de reclamos y posturas encontradas.

Con el tiempo encima y pese a los insistentes llamados del Presidente de la Mesa Directiva en la Asamblea Constituyente, Alejandro Encinas, para reducir el número de reservas y así para agilizar el trabajo legislativo, sucede todo lo contrario.

Hasta este 12 de enero, se han discutido y aprobado ante el Pleno de la Constituyente 26 de 75 artículos, alguno de ellos aprobados parcialmente, lo que ha obligado a la Mesa Directiva a trabajar mediante recesos y así reanudar la sesión al día siguiente.

Con los enfrentamientos entre los grupos parlamentarios de Morena, PRD, PRI y PAN, la redacción de la Constitución se ha complicado con la presentación de reservas o peticiones de cambios de párrafo.

En la sesión de éste jueves, el diputado Alejandro Encinas señaló ante el Pleno que de nada sirvió el receso del miércoles para que los grupos parlamentarios trabajaran en conjunto para unificar las reservas en las que había coincidencias del Artículo 20 que comprende la Planeación del Desarrollo.

La sorpresa fue mayúscula entre los constituyentes al saber que cuatro partidos políticos habían presentado 36 nuevas reservas para el Artículo 20 referente a los Instrumentos de Planeación del Desarrollo, siendo el PRI y Morena los que más desplegaron con 32 reservas mientras que el Partido Encuentro Social 3 y el PVEM 1.

Ésta situación obligó al Presidente de la Mesa Directiva a dar un receso a las 4:00 de la tarde y de paso, hacer un llamado a las fracciones parlamentarias para encontrar coincidencias y reducir el número de reservas.

¡¡Puuff!!

Con una hora y media de retraso, la sesión se reinició a las 5:45 de la tarde con el siguiente comentario del Presidente de la Mesa Directiva:

“Tal parece que funcionó el procedimiento y de las 36 reservas que se presentaron, se redujo a 7”.

Lo que detonó los aplausos en el Pleno y con ello la reanudación de la discusión de las nuevas reservas trabajadas.

En la cuerda floja

Todo parecía transcurrir con normalidad, sin embargo, la luna de miel se terminaron y la gota que derramó el vaso fue la presentación de la propuesta del PRI, a cargo de la diputada Claudia Pastor Badilla, en la que se propuso elevar a rango constitucional la imperiosa necesidad de que el Programa General de Ordenamiento Territorial sea elaborado por el futuro Instituto de Planeación Democrática y Prospectiva de la capital mexicana.

La legisladora designada por el Ejecutivo federal añadió, de manera clara, que en la formulación del documento participarían la administración pública de la ciudad, las futuras alcaldías junto con la sociedad y sería aprobado por el congreso local.

No obstante, la propuesta, cuyo objetivo era que los habitantes de la ciudad y de quienes la transitan tuvieran una mejora calidad de vida, fue rechazada y, en su lugar, el pleno de la Asamblea Constituyente de la capital aprobó la propuesta original del dictamen discutido este jueves, en el cual los programas de ordenamiento territorial de las futuras alcaldías, serán formulados por éstas y aprobados por el congreso.

Al hablar en favor de la reserva de la diputada Claudia Pastor, el legislador Eduardo Escobedo denunció que “el hecho de asignar esta responsabilidad a las alcaldías genera una visión de atomización en la planeación del desarrollo integral de la ciudad”.

Y afirmó categórico que  “existe un registro histórico del fracaso recurrente de los regímenes municipales en la tarea del ordenamiento territorial y los asentamientos humanos. Indudablemente, otorgar a las alcaldías esta fundamental atribución, entraña un peligroso riesgo de retorno a expresiones feudalistas, donde los alcaldes pueden determinar caprichosamente el uso de suelo con una visión municipalista en detrimento del desarrollo integral de la megalópolis”.

En tanto, el vicecoordinador de los diputados federales priistas, Enrique Jackson Ramírez, manifestó su absoluto respaldo a la reserva de la diputada Claudia Pastor, y se pronunció en contra de fragmentar a la Ciudad de México, advirtiendo también del fracaso que implicaría dejar a los futuros alcaldes determinar el uso de suelo, y resaltó la necesidad de privilegiar una visión de desarrollo integral de la capital del país.

Pese a todas éstas argumentaciones, la propuesta fue rechazada y el PRI uso el recurso para que su reserva fuera votada de manera particular, con lo cual, de no alcanzar la mayoría calificada sería devuelta a la Comisión para un nuevo Dictamen.

Esta acción desató el enojo de los diputados de Morena quienes de inmediato acusaron al PRI de usar recursos marrulleros, faltos de éticas para no cumplir con lo pactado en las Comisiones.

Al respecto, el legislador César Camacho Quiroz rechazó las acusaciones realizadas por diputados de Morena y aseguró que el PRI no abdicará en la Comisión ni en el Pleno por las propuestas presentadas.

Como partido maduro, dijo, sabremos respetar los acuerdos y ejemplificó que de las 36 reservas presentadas, se redujo a 7, una prueba del trabajo y compromiso del Revolucionario Institucional.

Las discusión se acaloro a grado tal que el Presidente de la Mesa Directiva hizo un llamado a la civilidad y el respeto a los acuerdos logrados.

“Como presidente estoy obligado a cumplir las normas y lineamientos reglamentarios y no puedo obligar a los integrantes de una fracción a desistir de sus propuestas, por ello separé a petición del PRI la votación en lo particular”, dijo.

Ante el riesgo de una parálisis legislativa, el coordinador del PRI, César Camacho Quiroz, dijo que “por esta ocasión y para evitar que haya suspicacias de palabras empeñadas, reivindicaremos nuestro derecho a mantener nuestra posición jurídica y políticamente justificada”.

Queremos abonar en los hechos y los dicho y no seremos nunca un partido que retrase o deshonre, por lo que procederemos a retirar por esta ocasión nuestra reserva, no sin antes advertir que muy seguramente ésta situación podrá pasar con otro partido político y daremos el ejemplo de que siempre llegaremos a consensos.

Una vez retirada la reserva del PRI se procedió a la votación del Artículo 20 que fue aprobado con 57 votos en pro, 23 votos en contra y 3 abstenciones, con lo que se logró la Mayoría Calificada

Con ello fue aprobado en lo general y lo particular el artículo 20, con los apartados A, numerales 1, 2, 3, 4, 5, 6 y 7; Apartado B, numerales 1, 2, 3, 4, 5 y 6; Apartado C, numerales 1, 2, 3, 4 y 5; Apartado D, numerales 2, 3 incisos b), c), y d); 4;5, fracciones I, II, III, IV, V, VI, VII, VIII y iX; y 6, en términos del dictamen; y con las modificaciones aceptadas por la Asamblea los apartados D, numerales 1 y 3, inciso a.

El bloque de los reservistas

De nuevo los reclamos surgieron al dar a conocer la Mesa Directiva que para discutir en lo particular el Artículo 21 se habían inscrito 94 nuevas reservas, en las que el la fracción parlamentaria de Morena la encabezaba con 43, seguida por 11 del PVEM, 10 del Partido Encuentro Social, 9 del PAN, 5 del PRD, 5 Ejecutivo Federal, 2 del PRI y una del constitucionalista. 

El único partido que no presentó reservas fue Movimiento Ciudadano.

Ante este panorama, de nueva cuenta, el Presidente del Constituyente, Alejandro Encinas hizo un llamado para unificar las reservas en las que había coincidencia y agilizar los trabajos de la Asamblea Constituyente.

“Tenemos un problema de Incontinencia Parlamentaria y debemos trabajar con seriedad”, bromeo Encinas.

De inmediato, el morenista Jaime Cárdenas, le reclamó el comentario a lo que Encinas le respondió: “estamos entre iguales y no me pueden reconvenir de mi libertad para expresarme”.  

Protestan trabajadores de limpia

Previo a la sesión, desde temprana hora, más de dos mil agremiados del Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México (SUTG-CDMX) protestaron frente al antiguo edificio del Senado de la República.

Los sindicalizados llevaron sus camiones recolectores de basura y los estacionaron en las calles de Tacuba, cerca de la sede de la Asamblea Constituyente, mientras que la circulación del Eje Central, era entorpecida por el contingente de trabajadores que exigían que en la nueva Constitución capitalina se respetaran sus derechos laborales y sus puestos de trabajo.

Los inconformes, afirmaron que ante el riesgo de una privatización del servicio de limpia en la ciudad, habría problemas en sus centros de trabajo y se comprometería su ingreso familiar.

Una vez que finalizaron su mitin, limpiaron la Plaza Tolsá y se retiraron.

Add Comment