Select your Top Menu from wp menus

El senado con la responsabilidad de corregir  la Ley de Ingresos.

Por Víctor Barrera

En esta semana dos temas serán analizados y discutidos en el senado de la republica, de resolución que salga en cada uno de ellos, se verá el presente y futuro a corto plazo de nuestros país.

En ambos temas se deduce que la resolución tomada por los senadores será la decisión de la mayoría, es decir los senadores de Morena, PVEM y PT, que sin duda votarán  a favor de la desaparición  obedeciendo “a ciegas” a su jefe máximo, sin reparar en el daño que se hace  a la población en general, permitiendo que el poder Ejecutivo  pueda  intervenir en la autonomía de los órganos, de un poder de la nación y de los sindicatos de los trabajadores.

El segundo es la aprobación de la Ley de Ingresos, donde el punto mas  importante es  el acceder a que el gobierno federal pueda incrementar el porcentaje de su déficit, es decir, pueda endeudarse con un techo de 2 billones de pesos, algo insólito en una administración que durante cinco años proclamo la austeridad y el ahorro como sus ejes principales.

Ambos temas, aunque parecen  distantes, confluyen en el uso  de los recursos públicos y privados a favor de  los “caprichos” de quine  jabita el Palacio Nacional.

Los senadores de la republica, que deberían obedecer al mandato de la ciudadanía y no a la de un solo hombre, podrían en un serio riesgo financiero al país durante el próximo año y los años por venir por el incremento de la deuda, que tendremos que pagar todos los mexicanos.

Lo que obligaría a la próxima administración a buscar  obtener mayores recursos para no solo pagar la cuenta corriente  de cada año sino establecer politicaza públicas encaminadas a crear riqueza y verdadero crecimiento económico de México.

Los focos amarillos ante esta posibilidad,  viene de diferentes puntos principalmente de los organismos internacionales  y de los nacionales que  han puesto la atención ante una descabellada idea de utilizar una mayor cantidad de recursos solamente para concluir con las obras de esta administración que, no otorgan una utilidad publica a los mexicanos, en por lo menos los próximos 20 años.

México no puede  endeudarse cuando aun no se ha estabilizado  financieramente y los crecimientos económicos en promedio indican que este sexenio terminara  con un promedio de 1 por ciento, que implica  una baja si se compara con los crecimientos “mediocres” de la pasad administración con un promedio del 2 por ciento.

Tampoco podemos  aprobar que, se utilice la deuda para cubrir los gastos a programas sociales, que han sido utilizados más por objetivos electorales que para sacar a la gente de la pobreza.

Nuestros senadores deberán tomar la responsabilidad de no aprobar ese endeudamiento y ceñirse  únicamente con los ingreso que el gobierno reciba por el pago de impuestos y por  las inversiones que logre captar, aprovechando  la cercanía con la economía mas importante del mundo.

Porque ante el panorama se vive actualmente, la posibilidad de que se origine una desaceleración económica mundial esta más presente que nunca y México no tiene políticas publicas capaces de  fortalecer y manutener a los sectores productivos.

Los senadores no deben despreciar esta oportunidad de corregir el rumbo que llevaría a México en el corto plazo a una crisis financiera y económica, que sea de paso dicho, no veíamos desde el inicio de este siglo.

About The Author

Related posts