Nacionales Política Principal

La imagen presidencial antes que las necesidades de los mexicanos

Ante la imposibilidad de querer aplicar las medidas fiscales  que puedan evitar el cierre de empresas, sobre todos medianas, pequeñas y micro,  el gobierno federal  vuelve nuevamente a  tomar el tema de la corrupción como la cortina que puede esconder esta obsesión por evitar  inyectar recursos

Esto es con el objetivo de no solo mantener  la popularidad del presidente entre la gente sino también  evitar que las crisis financiera,   sanitaria y de inseguridad sean elementos que puedan dañar a esta imagen, y con ello  seguir marcando la agenda nacional hacia los temas que favorecen en términos electorales y no los que lastiman.

Todos los mexicanos  deseamos que la corrupción se termine en el país, que aquellos funcionarios públicos que utilizan los recursos  de todos nosotros, para beneficio personal o de un grupo de personas sean castigados, pero queremos  que la justicia sea efectiva y no solo una novela en episodios que termina la inacción de la misma por diversas circunstancias

También queremos, y quizá de mayor importancia, que la economía familiar sea lo suficiente no solo para cubrir los gastos básicos, sino que permitan  obtener más  bienes que mejoren  la calidad de vida.

Entendemos que la figura de presidente en nuestro país esta como la principal y que de esta deberán  partir los temas que los mexicanos  debemos  debatir para  llegar a los objetivos finales, pero, como lo he señalado anteriormente, esta administración no ha marcado esos objetivos, su Plan Nacional de Desarrollo resultó ser duplicado y por lo tanto nadie sabe cuáles son los objetivos a conseguir para el beneficio de México.

López Obrador y su gabinete le cayó “como anillo al dedo” la pandemia causada por el covid- 19 y está para ellos es la principal causa de que nuestro país tenga una crisis económica tan severa, pero no recuerdan que sus programa de austeridad y ahorro termino dañando de manera más profunda el sistema  sanitario  que ya venía  en picada al disminuir su presupuesto, eliminar el Seguro Popular cerrar la guarderías del gobierno y sobre todo evitar las compras de medicamentos como los necesarios para paliar el cáncer en nuestro país, porque existía corrupción en ello, la solución fue cerrar todo, que  todo se caiga y después tratar de construir  nuevos sistemas que resultaron ser los mismos pero con menores presupuestos y como consecuencia con una  movilidad  que raya en la inmovilidad.

Pero lo más lamentable es que aun mucha gente no ve a la pandemia como una tragedia personal sino en todo caso, colectiva, y mundial.

En cuanto a la economía  la frase de “cerraran las empresas que tengan que cerrar”  engloba todo lo que se quiera  señalar, no a la inyección de capitales  y a los apoyos a la iniciativa privada.

El cierre de los negocios y el confinamiento fueron obligados por las circunstancias y no se considera que hayan sido responsabilidad del gobierno.

Es mucho más complejo y distante entender que podía haber sido posible mitigar los efectos de esta crisis con estrategias diferentes de política económica, lo que sí daría responsabilidad a la autoridad. Pero, esa narrativa no prospera.

El tema de la inseguridad, aunque grave, se ha convertido en algo que tiende a ‘normalizarse’.

En este contexto el presidente de la República ha usado su extraordinaria habilidad de comunicación para marcar la agenda lejos de lo que pueda dañarle y ahora se ha dedicado a  contar la historia, desde su punto de vista y con los beneficios que le  conlleva.

López Obrador a dejado pasar los  riesgos y permitido que la pandemia  tome su rumbo natural, aparece y desaparecerá en su tiempo, sin la necesidad de inyectar  muchos recursos

El des confinamiento social  que se ha empezado a realizar, pese a que existen  aún  niveles altos de  contagio, ha permitido que la economía empiece a recuperarse y centra su aceleración en el T-MEC.

La inseguridad no ha disminuido pero,  intentan a toda costa hacerla más invisible y para ello utilizan su nueva estrategia, el caso Lozoya, donde  le proceso novelado que se realizará, en tiempo y forma que requiera la administración federal,  servirá para mantener la popularidad del presidente y por ende su figura  jugará  nuevamente un papel importante para impulsar a los candidatos a puestos de elección popular de Morena y sus aliados. Pese a que algunos tengan un pasado negro.

Se juega en el límite de la justicia  con la difusión de los videos que son instrumentos para entretener y no llegar a nada

Las imágenes incriminatorias, que por lo menos hasta este momento no han tenido una explicación, van a ser una evidencia de que los dichos del presidente de la República sobre la corrupción en gobiernos anteriores, tienen bases.

Los hechos de corrupción que se conocieron desde la administración anterior por empresarios y servidores públicos, ahora sirven  como punto de apoyo para nuevamente poner esta agenda en un lugar prominente, y con ello fortalecer la imagen del presidente de la República.

Mientras la narrativa de AMLO siga siendo la que se comente  y no las grandes necesidades del país, seguiremos con crecimientos mediocres que de nada sirven a la población para  su mejoramiento en la calidad de vida

You may also like